• ehumana

Algo de Nuestra Experiencia en Negociaciones Colectivas



Acompañamiento a equipos en procesos de negociación colectiva: relato de una experiencia…

El pasado mes de Agosto, terminamos de ejecutar un proyecto en Lima, Perú, con la principal compañía minera de cobre y zinc de ese país.

En alianza con la consultora The Newfield Network Perú, se desarrollo el proceso entre los meses de junio y agosto.

El objetivo del acompañamiento, fue lograr sentar las bases mínimas de confianza y diseñar un contexto apropiado, que permitiera que se iniciara y desarrollara el proceso de negociación colectiva 2018, de la mejor manera posible. Básicamente lograr que se constituyera la mesa negociadora para poder recién iniciar las conversaciones de acuerdo.

Este pedido, se constituyó en un tremendo desafío, sobre todo tomando en consideración que la negociación anterior, tuvo como antecedente la huelga iniciada el 10 de noviembre de 2014 que se prolongó por alrededor de 20 días, lográndose después de profundos quiebres y dolores, firmar un acuerdo que mediara la relación empresa- trabajadores sindicalizados, entre los años 2015 y 2018.

La herencia de esta parte de la historia de la compañía estaba vigente al inicio del proyecto, las heridas estaban vivas y las confianzas alteradas, lo que configuraba un escenario adverso que no facilitaba el sostener conversaciones para construir nuevos acuerdos, cualquier paso en falso podía tener costos importantísimos para todos los actores involucrados.

Dado el delicado contexto, por los antecedentes antes comentados, se debió realizar un trabajo quirúrgico, donde como consultores se nos desafió a combinar una metodología clara y transparente con una ejecución impecable y limpia, además de contar con una expertise técnica en temáticas de negociación y experiencia en acompañamientos como este. La suma de estos elementos nos permitió como consultores contar con la confianza tanto de la mesa del sindicato, como de la mesa de la empresa, confianza que siempre fue frágil. Cada palabra fue medida, pensada y sopesada, el efecto que necesitábamos generar era clave para permitir la construcción de un futuro compartido.

Uno de los elementos más necesarios para hacernos cargo del contexto fue desarrollar una escucha fina, aguda, precisa y detallista, donde cada señal y cada palabra, nos sirvió para poder acercarnos al propósito. Nuestro ritmo como consultores fue cauto y atento, donde cada movimiento y cada sílaba empleada tenía un propósito claro. Cuando la posibilidad estaba dada, se pusieron conversaciones osadas y desafiantes, que necesariamente buscaban mover estados de ánimo instalados y enquistados y generar la tensión necesaria para movilizar las conversaciones estancadas y gatillar nuevas.

Sin movimiento no se generaría el acercamiento.

12 personas en la mesa del sindicato…

12 personas en la mesa de la empresa

6 mesas para 4 personas desocupadas…

2 facilitadores…

En este contexto se iniciaron los dos días de taller…

Cada minuto fue determinante para avanzar, paso a paso, lentamente al objetivo deseado.

Las mesas de 12 asignadas al sindicato y a la empresa, al cierre quedaron desocupadas…

Las otras, todas ocupadas.

El indicador de éxito autoimpuesto era que se constituyera la mesa negociadora y se iniciaran las conversaciones de acuerdos.

Hoy al 27 de septiembre se han reunido 4 veces, la mesa negociadora está instalada y se avanza en las conversaciones.

Sin duda nuestro camino recorrido acompañando a distintos equipos negociadores de grandes compañías mineras chilenas durante los últimos 5 años


Nos permitió contar con la experiencia para acompañar este proceso.

Nuestra historia como consultores, coaches, seres humanos y sin duda nuestros aliados, nos permitieron lograr el resultado esperado.

Esperamos continuar este camino.




21 vistas

© 2018

Soporte Académico
Campus Virtual
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White Google+ Icon
  • LinkedIn Clean